viernes, 5 de diciembre de 2008

Mirar y Escuchar

Una cosa es VER y otra muy distinta es MIRAR. Dos personas pueden estar viendo la misma escena y mirando aspectos diferentes.

Una cosa es OÍR y otra muy distinta es ESCUCHAR. Dos personas pueden estar oyendo los mismos sonidos o las mismas palabras y sin embargo escuchar aspectos diferentes. O simplemente no escuchar.

Dos amigos viajan juntos. Y sacan fotos. Sus cámaras miran según sus puntos de vista. Y el resultado son dos ciudades distintas, dos climas diferentes, en un mismo día, a la misma hora. Cual es la realidad? No hay realidad. Cada mirada tiene la suya. Indiscutible. Y opuesta a veces a la otra, también avalada por la mirada que la generó.

Se oye a nivel del oído, pero después la onda sonora viaja por la vía auditiva hasta llegar al cerebro, donde se decide prestar o no atención a lo que se oyó. Si se presta atención, si se escucha, después habrá sinapsis con otras neuronas que relacionarán ese concepto con otro, de otra experiencia vivida O se desconocerá y se sorprenderá. E intervendrá el hipotálamo con sus emociones y el mensaje original se habrá impregnado tanto del yo del otro, del que escuchó o ignoró y simplemente oyó, que la verdad emitida inicial no tiene nada que ver con la verdad oída por el otro. Sin dejar de ser las dos verdades.

Cuando alguien en un rapto de sinceridad decide largar su verdad al otro, se encuentra con que fue interpretado de otra manera. Entonces al no ser las dos verdades iguales, sirvió de algo decir la verdad?

No hay una verdad. Los perros no ven el mundo con los colores que vemos los humanos y oyen frecuencias que a nosotros se nos escapan. Qué colores se nos estarán escapando, cómo ve el arco iris un daltónico, como serán todos los sonidos, qué mundo de los sentidos nos estará vedado?

"Asi es, si os parece" se llama la obra teatral de Luiggi Pirandello en la que juega con humor y ahonda filosóficamente en este tema. Que podemos extender a las valoraciones, a la moral, a la religión y a tantas otras cosas por las que el hombre se jugó la vida y mató a sus semejantes durante siglos. Inutilmente.

7 comentarios:

Anita dijo...

me encanta distinguir entre oir y escuchar...y aún más, creo que hay quienes escuchan lo que quieren escuchar o como vos decís, al ser el cerebro el que realiza la interpretación, la interpretación misma está determinada no sólo por lo que se dice eso que se está escuchando sino como uno interpreta según su cerebro eso que escucha...se entiende???

Ah! y hablando de esto, con vos que sos una masa de mamá....mi mamá, oye pero no escucha un 98% de las veces...y quisiera que aprenda a escuchar, pero me resigné...

rosariomarti dijo...

Wow, Tolen! Espectacular. Si yo fuera Luigui quisiera que esto que escribiste fuera la "review" de mi obra publicada en algun diario. Si yo fuera el dueño de un diario quisiera que alguien escribiera una columna así sobre las obras que hay en cartel.
Y si estuviera en Buenos Aires, después de haber leído esto iría inmediatamente a ver la obra.

En otro orden de cosas tu blog debería llamarse "hipotálamo", es el factor comun de muchos posts.

Volviendo al principio que bueno analizar el tema así. Me dejaste con esa sensación que nos queda después de pensar un rato en la enormidad del universo.

Ahora, si por unos minutos el planeta entero escuchara, mirara y entendiera las cosas del mismo modo, les haría leer este post rapidito y por fin se aclararían muchas cosas y habría paz de una vez por todas. Es lo que hace falta entender.

tolenti dijo...

Jaaaaaaaa Anita, a veces no escuchar todo nos defiende de muchas cosas. Pienso que tal vez x eso, con los años, aparece la presbiacusia (como la presbicia pero en los oidos) y nos va alejando de lo que no vamos a ser capaces de entender.
Ro, ojala estuvieran dando alguna obra de Luiggi Pirandello en Buenos Aires. No, esa la ví hace tiempo y me acordé de ella al escribir el post. Y el pobre Luiggi murio hace tiempo, no podira leer mi post. Gracias por tu comentario!!! Engordo mi ego. Tqm!!!!

Farolera dijo...

Tal vez... lo importante no sea que el mensaje se translade, intacto e inmaculado, de un hipotálamo al otro. Tal vez la verdad no sea otra cosa que el acto ese de entregar la propia verdad, y la disposición sincera a recibirla. La verdad me parece mucho más una actitud que una sucesión de palabras, no? Y qué linda relación entre la verdad que nace del diálogo y la comunión alcanzada en el post de más arriba. Lindo Tolen, muy lindo!!

Patricio dijo...

Antes que nada, me gustaría que supieras que te leo, a vos y a tus amigas, soy un espectador silencioso (o casi) de su familia de blogs. Y lo digo como primer comentario porque me gusta lo que escriben (y lo que se escriben entre ustedes)y quiero que eso quede bien claro, no es mi intención entrar en conflicto con nadie sino simplemente hacer notar algo con lo que no estoy del todo de acuerdo.
Hay una frase dentro del post que me sigue dando vueltas en la cabeza haciéndome sentir incómodo "No hay una verdad". Creo que es muy peligroso entrar en ese terreno. No estoy en desacuerdo conceptualmente cuando está aplicado a lo que se escucha y lo que se oye, pero me parece que las palabras no son justas con las ideas que se expresan. Me parece que las opiniones no tienen porqué ser verdades en sí mismas; uno cree que su opinión es cierta y la defiende, pero cierto día uno descubre a través de la interacción con otros que lo que uno opinaba no es tan cierto, y el propio esquema de verdades se reajusta. Pasa a veces.
Decir que no existen verdades, o que todas lo son es justificar posiciones relativistas en las que nadie toma posición o no se anima a defender un esquema de valores frente a los de otros porque TODO TIENE EL MISMO VALOR.
Personalmente, me parece que eso no es cierto, creo que hay verdades, que no todo es igual de válido; y además me parece que ese relativismo "multiaplicado" en todas las esferas de la sociedad nos está trayendo serios problemas.
No quiero ser un punto de conflicto aquí, y más allá del comentario que te estoy haciendo, opino como Rosario cuando dice que tu post está muy bien escrito; sólo quiero defender lo que creo, mi opinión, no mi verdad. Un beso, y te sigo leyendo, si te parece...

Anónimo dijo...

OPINO QUE LA VERDAD ES LA REALIDAD ... lo demas es un juego de palabras y parloteos mentales que se hacen tan carne en ntros que creemos que es la verdad y a veces absoluta.. pero no deja de ser todo mente teñida de cultura, prejuicios , miedos etc y detras de todo eso està la gran verdad deseando ser descubierta!!! guauuu

tolenti dijo...

Faro: es que se mezcla siempre tanto todo emocionalmente que la predisposición sincera a recibir la verdad no puede existir. Llevemos a un extremo: si alguien mata a un ser querido en un acto que tiene una explicación, o un atenuante (defensa propia, insania, o porque el ser querido se lo habia buscado, o porque el asesino tuvo una infancia terrible que lo transformo en una persona golpeada, incapaz de actuar sanamente) somos incapaces de comprender nada. El amor por el ser querido sobrepasa toda razon.
Que linda la relación con el otro post!
Gracias Patricio por seguirnos, me encantaria que dejaras tus rastros de vez en cuando, asi nos vamos conociendo.
Se a que se refieren vos y anónimo.
Pero creo que estamos limitados para abarcar la verdad. Y la realidad esta limitada por nuestra percepción. Cuantas verdades científicas han ido variando con los años. Y cuantos principios morales son diferentes de civilizacion en civilizacion. Creo que no tenemos acceso a la Verdad. Y tomamos de ella lo parcial, lo que, condicionados por las circunstancias, podemos apreciar. Y eso genera conflictos entre las distintas miradas.
No quiero atenuar con la relatividad hechos evidentes. Ni entrar en el terreno de lo moral. Solo quiero hacer notar que tenemos percepciones limitadas.