martes, 18 de agosto de 2009

Puff


A veces es tanta la felicidad

que no se puede

Nos rebalza.

Claro, es demasiado

Y se cae en un pozo negro

Para compensar.

Pero no hay que creerselo

Ni lo uno ni lo otro

2 comentarios:

madamelulu dijo...

no creerselo es lo que se debiera recordar siempre pero qué difícil!

laura dijo...

sensaciones conocidas



"ni lo uno ni lo otro" como mantra