jueves, 17 de diciembre de 2009

Soberbia


Su soberbia me distrae. No puedo seguirla. Focalizo los gestos de su boca, que enfatizan la seguridad con la que habla. Sus comisuras hacia abajo, sus labios apretados, como despreciando al que intenta escucharla. Pienso que se le van a marcar esos gestos, que su cara tan linda ahora irá envejeciendo con las marcas de su soberbia. La imagino anciana. Horrible.

Me pierdo, ya no puedo seguirla y ella piensa que no entiendo, que soy tonta, que nadie puede alcanzarla y disfruta de su altura regiendo sobre los demás.

Pienso que tal vez su soberbia no es más que querer sobrepasar su propia inferioridad. Que cuando trató de entender lo que está explicando, le costó mucho y cuando al fin se hizo la luz en su cabeza, se disparó al infinito y ya no quiso mezclarse con los pobrecitos que no entienden. Posiblemente ese sea el principio de toda soberbia. Sigo pensando mientras ella habla. Una competencia con uno mismo. Un primer paso para desprenderse de la ignorancia. Y distanciarse. Apartarse del resto. Considerar a todos los demás bobos-que-suerte-que-yo-entendí.

Pero no sabe que hay otros más sabios que ella, que superaron su etapa y la miran como ella mira a los que cree no entienden. Y sobre esos sabios habrá otros. Más sabios. Y después otros. Hasta llegar a uno que es la Humildad, capaz de servir a todos los demás.

10 comentarios:

La campeona de mí dijo...

me gustas! tanto!!!!

Victoria dijo...

Ay qué chica mala... la conozco.

saulo dijo...

Creo que los soberbios no sienten culpas y en eso los envidio. Quizás sea una extraña fórmula para sobrevivir sin el peso insoportable de la maldita culpa. Es una máscara muy triste, pero quizás haya algo rescatable detrás de ella.

Cory dijo...

Amo leerte Tolen, de verdad!

tolenti dijo...

Yo creo Saulo que sienten culpas. No son seguros como aparentan. Todo lo contrario.
Si, Victoria, hay muchas.
Me gusta que guste lo que escribo. Aunque uno escriba solo para sacar afuera cosas que pasan por la cabeza, y de alguna manera lo publica, es genial que a los demás les guste. Gracias

Manu dijo...

A veces creo que hay ciertas humildades soberbias, en realidad no se si es soberbia la palabra. Como en eso de pensar que uno ya pasó por esa etapa y que el otro todavia es soberbio y algun dia va a entender con humildad.Por no decir todavia le falta para llegar a esta madurez en la que estoy yo. Lo digo no por criticarte a vos ehh, sino que porque a veces me pasa, con otras personas ,el pensar desde el amor y la humildad y decir , yo era asi ,la o lo entiendo , hay que pasar por ahi, despues dejas de competir y llega otra espiritulidad o madurez o humildad. Y sientiendome identificada en eso mientras leo tu post , pienso que a veces tb guardo una soberbia, amorosa, humildona, pero sigo poniendome en otro nivel, superior.

tolenti dijo...

Geniaaaaaaaaaal Manu!! La soberbia será inevitable como el mal? Será por eso que al verla en el otro y creer que ya lo superamos, nos queremos desprender de eso, subir, distanciarnos, no querer pertenecer y seguimos mirando para arriba? TErrible! Pesadilla. Es como mi sueño de cuando era chica que saltaba a otro tablon y a otro y siempre me estaba por caer del puente!

Manu dijo...

AGUANTE LA SOBERBIA!!!

Anónimo dijo...

tolenti!!! me parece que estabamos viendo el mismo canal....ja ja
Creo que estabamos juntas...y fue tal cual tu reflexión ...
Igual rescato algunas cosas...una de esas es que te comenté lo copado de tu blogg .
felices fiestas.
Silvia lp

La campeona de mí dijo...

Feliz Navidad Tolenti!!