domingo, 7 de junio de 2009

Sagrado


Y donde va a parar lo que no se dijo? Lo que se calló y no lo sabe nadie? Casi no existió. O por ser secreto pasa a ser sagrado.

Porque hay cosas que no merecen ser contadas. Si se cuentan se contaminan con la interpretación del que las escucha y es un sacrilegio.

Todo lo que se cuenta, o lo visto por otros deja de tener existencia en sí para ser una existencia interpretada. Que nada tiene que ver con su esencia. Se tergiversa, se inmola a la interpretación ajena.

Pero si no se cuenta, también se escapa de su esencia. Esa que fue verdadera. En un solo instante. Y cobra una magnitud que jamás habría tenido si no se hubiese ocultado. Y se idolatra.

Tampoco es.

Entonces lo verdadero tiene la magnitud de un instante.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

EXCELENTE TOLEN!
LUCHIANA

Cory dijo...

Acabas de explicar de manera perfecta, cual es la razón por la que hay cosas que no le cuento a nadie, aunque tenga ganas de hacerlo. Cosas de mi pareja, de mi hijo.

rosariomarti dijo...

Genial!!! Y ese instante es presente!!

bárbara dijo...

Que lindo texto. "...la magnitud de un instante.", me encantó eso.