jueves, 18 de octubre de 2007

Estar cerca


A veces es casi un milagro. Y uno puede estar tan cerca de otro que casi no hay límites. Rescatamos la experiencia despues de haberla vivido. Cuando se vive es tan fuerte que no se toma conciencia.

Es como la sensacion de Dios. En un camino arbolado, al atardecer. En el silencio del campo. Se lo siente, escalofrío. Conciencia de estar. Sublime.

Sin embargo otras, no hay forma de aproximarse. Otros codigos. Un mundo que separa. A pesar de que físicamente se puede estar alli, uno al lado del otro.

A veces la persona del milagro es la misma que la del abismo. Pero cambiaron las circunstancias.

5 comentarios:

perica dijo...

me emocionaron estas palabras. sabelo.

chilisoup dijo...

Es verdad... y a veces no son las circuntancias las que cambiaron sino las personas.

Maga dijo...

sos una masa escribiendo

Loli dijo...

feliz día, tolen

Anónimo dijo...

De Platón para acá, nadie escribió tan claro sobre esencia y contingencia. Asombra tu falta de atolondramiento. Felicidades..!